Home / Lifestyle  / 10 mentiras piadosas que decimos para ligar

10 mentiras piadosas que decimos para ligar

aprender a ligar

Nunca entenderé por qué l@s solter@s están deseando tener pareja, con lo divertido que es no tenerla. Cuando no tienes compromiso y tu objetivo es ligar puedes jugar al “Quién es quién”, o demostrar tus dotes actorales para demostrar que eres mejor de lo que eres, y eso l@s emparejad@s ya no pueden hacerlo, no pueden ni soltar esas mentiras piadosas a las que nos referimos porque se vuelven en contra a la mínima.

Así que, solter@s del mundo, hay que aprovechar la soltería para manifestar esas mentiras piadosas para dar en la diana, y ligar en condiciones.

Para que no tengáis problemas, en el caso de que el ligue o rollete pase a ser algo más serio y las mentiras no sean retroactivas, os voy a ayudar con 10 mentiras piadosas que eviten que se nos vuelvan en contra y sean efectivas para ambos sexos. Allá van, tomad nota:

Es la primera vez que entro a alguien y es porque he sentido que tenía que hacerlo”.

Oculta que entras hasta a tu vecin@ del quinto de noventa y dos años, o que te recurres a un amig@ que está enamoradísimo de ti para desfogar tus deseos más íntimos, sin miramientos. Imprescindible no mostrar desesperación.

“Siento como si hubiera tenido un flechazo, y yo que pensaba que eso no existía”.

Esto siempre queda bonito, le da el toque “sweetie” al asunto, y se muestra sensibilidad y romanticismo. Todo un acierto, eso sí, si lo dices sobrio, esto mismo con unas cuantas copas de más provoca el efecto contrario, y no queremos eso, no, no, no, como diría Amy Winehouse.

“Eres superdistint@ y especial a l@s demás, se puede hablar contigo de todo”.

En fin, aquí debes elegir dónde decirlo, evidentemente, en un pub o garito donde la música te reviente los tímpanos y lo único que se pueda hacer con la boca es beber, lógicamente no podrás llevar a cabo esta mentirijilla.

“Bailas de miedo, tienes un estilo original y diferente, me fascina”.

Si baila bien nuestro objetivo, sería simplemente ensalzarlo aún más; si no baila nada bien, para demostrar tu interés, acompaña algunos de sus descontrolados movimientos sin sentido, y caerá en tus redes.

“Suelo venir mucho a este sitio” (si es cool); “No, no vengo casi nunca, sólo a tomar la última” (si es un antro casposo).

Aquí todo depende de nuestro interlocutor, y su posturno. Si refleja “gafapastismo”, “hipsterimo” o ya “modernez”, ya sabes, vas mucho a sitios de moda, que están a la última en música y son de lo más “in” de la ciudad, y te olvidas de tus locales de toda la vida donde has bailado a King Africa más que nadie.

“Me encanta está música” o “No me gusta nada este estilo de música, sólo vengo porque es el garito que cierra más tarde”.

Y aquí, de nuevo, depende de nuestro objetivo y de lo motivada que esté la otra persona con la música del garito donde estáis. Ej: Si estás en un bar de reggaeton, y ha acabado, por circunstancias “x”, un/a chico/a indie por allí, ni se te ocurra marcar un paso de baile a lo Daddy Yankee, Pitbull o sucedáneos. Y si eres tú en el que está en un local puntero, con que muevas la cabeza de un lado a otro, ya te has mimetizado en el ambiente.

“No, para nada estaba mirando a tu amig@”.

Hay que reconocer que, normalmente, el objetivo se desvía porque el principal no hace ni caso, así que hay que hacer sentir al objetivo suplente que es igual de importante que el primero.

“He tenido pocas relaciones, pero importantes”.

El ser un/a picaflor no está muy bien visto a la hora de ligar, y más si no estableces un rigor ligando, cierta exigencia. Como decíamos al inicio, no hay que mostrar desesperación.

“No me gustan los rollos de una noche”.

Hay que decir esto sin que parezca que sois de los de “si te he visto, no me acuerdo”. ¡Cuidado con la expresión gestual!, con esa sonrisilla que os delate o esa mirada esquiva cuando lo decís.

“No busco una relación, hay que dejar fluir las cosas”.

Y volvemos a lo mismo, que no se os vea como una “media naranja” sollozante, buscando su otra media, que lo único que quiere es compartir manta, sofá y película de domingo en una tarde de invierno.

La conclusión final de todo esto es que seáis felices en cualquier estado, y que cualquier estado sentimental tiene sus cosas buenas. Y la soltería es la etapa más divertida si sabéis llevarla bien, porque no olvidéis que no somos “medias naranjas”, somos naranjas completas, y que a veces en la vida, se complementan con unos cereales, un zumo de piña…pero recordad siempre, que el amor tiene que empezar por uno mismo, y no depender emocionalmente de nadie es el mayor logro de cualquier persona madura. Así que, ¡a ser felices gente guapa!

banner

Cultureta y madrileña como forma de vida; melómana, cinéfila y amante de la fotografía y las novelas gráficas; el teatro y la radio son mis verdaderos amores. Ésta que os escribe, lleva más de diez años paseándome por las tablas como monologuista, ayudante de dirección, actriz, y ahora, dirigiendo y escribiendo mis propias obras ("Where are the trajes", "Tríptico del cataclismo"). Actualmente realizando un programa de radio online (Sun Days en Spreaker), y yendo de sala en sala con microteatro debajo del brazo ("Intactas", "Querida Ava", "Cómo están las cabezas"). En definitita, una mujer del "renacimiento" en el siglo XXI, o lo que equivale a esto, hacer muchas cosas por amor al arte. Y es que mi lema es: "Alimenta tu mente y tu cuerpo con los alimentos que nos proporciona el arte y la cultura, es la única forma de no convertirte en oveja alienada" | @SunCoffeandars

NO COMMENTS

POST A COMMENT