Home / Cine  / El cine versa de adicción

El cine versa de adicción

drogas_cine_espanol

Con una tradición cultural muy arraigada a la fiesta, a la cerveza y al vino… es bueno recordar que las drogas (entendiendo esta como adición a determinadas sustancias ilegales), han jugado un papel importante en nuestro cine. Hoy os traemos una serie de películas con referencias a las drogas con múltiples vertientes, bien sea a través de fiestas juveniles, la marginalidad, narcotraficantes, etc.

Quince días contigo

Del 2005 es una de las más actuales que trata la temática de fondo. Un drama retratado por Jesús Ponce, en donde la droga es tratada como tema transversal para el devenir de sus personajes. Emoción y drama a partes iguales vestida de una sencillez muy grata que cuenta, la historia de amor entre dos marginales de la sociedad: Rufo, un toxicómano e Isabel, una recién salida de la cárcel a la que no quiere volver. El día a día de perdedores, de compañeros, de complicidad y de una sociedad.

Arrebato

El clásico de la mano de Iván Zulueta. Data de 1979, pero se viste de una atemporalidad brutal, un mito de nuestro cine. El director cuenta la historia de José Sirgado, un joven director de cine adicto a la heroína que sufre una crisis artística y personal. Una cinta que habla de las adicciones, de los paraísos artificiales, de la futilidad de la vida diaria. Un pesimismo doloroso, realismo honesto y turbador.

Barrio

De Fernando León de Aranoa. Otra de esas cintas que son atemporales ya que por desgracia, el retrato de la sociedad que hacen sigue vigente. Compañeros de instituto, Javi, Manu y Rai viven en uno de esos barrios de la periferia de las grandes ciudades. La vida de barrio se convierte en algo más que un escenario para ellos, casi un laberinto sin salida, una vida de fiesta, chicas, trabajo, drogas, etc. Un docudrama que sin perder ternura, que nos muestra una radiografía de una realidad que todavía existe, la desesperanza que sigue siendo la protagonista de muchos jóvenes.

El truco del manco

Santiago A. Zannou nos presenta en 2008, un drama social donde su protagonista, Quique Heredia (El Cuajo), es un payo agitanado, un buscavidas con una discapacidad física y su amigo Adolfo, ambos jóvenes que habitan en los suburbios de Barcelona y montan un estudio musical. Quizás recuerdes el film por “El Langui”, pero la sinceridad como bandera es la tónica predominante en este film, con el peligro de caer en el sensacionalismo, un poco de cine quinqui, de barrio marginal, de jóvenes, de drogas….

27 horas

Del director navarro Montxo Armendáriz. La cinta es un retrato honesto y crudo de la vida de un adicto a la heroína (que afectó a muchos jóvenes en los 80). Sin excesivos amarillismos y tratando el problema desde una postura crítica, pero sin humillaciones. La película es un extraordinario retrato de cómo afectó la droga a la sociedad española durante los años ochenta y lo vemos a través Jon, un joven de 20 años, y todo lo que rodea su vida durante 27 horas.

A día de hoy, las películas más de salas en torno a la droga suelen aparecen bajo la temática del narcotráfico, más alejada de una visión social y marginal que centra su protagonismo en la vida de sus afectados. Por eso, en los últimos años hemos visto producciones como “Todo es silencio” de José Luis Cuerda (sobre el narcotráfico en las costas gallegas), “Grupo 7” de Alberto Rodríguez (un grupo en el departamento antidroga), “El Niño” de Daniel Monzón sobre el narcotráfico en el estrecho de Gibraltar o las que vendrán y que están en fase de pre-producción o rodaje como “Escobar” de Aranoa con la presencia de Javier Bardem y Penélope Cruz y que se empezará a rodar a finales del 2015.

banner

Redactora en la sección de cine en Iamhere Magazine | @sandra_pampin

NO COMMENTS

POST A COMMENT