Home / Cine y Tv  / Cine español, un torrente de crisis

Cine español, un torrente de crisis

Crisis, crisis, crisis…en estos tiempos que corren esta palabra se ha convertido en una constante en nuestras vidas; y cómo no, esto también afecta al séptimo arte. Estamos cansados de oír a la gente decir que el cine español está en crisis…pero, ¿Acaso alguna vez no lo ha estado?

Los últimos datos revelan que las productoras han obtenido recientemente su peor recaudación en la última década, a menudo, siendo ésta inferior a la subvención dada. Claro reflejo es el recorte presupuestario ejecutado en el Festival de Málaga de este año, que se ha quedado reducido a la mitad (2 millones).

Las productoras nacionales ya saben lo que vende en España: Tres metros sobre el cielo fue la película más vista del año pasado. El film ha sido el único largometraje español que ha conseguido colocarse en las diez más vistas, lideradas por bombazos como Avatar que, incluso siendo estrenada en 2009 logró más recaudación en el año pasado que otras estrenadas entonces.

 
En la actualidad, apenas se hace cine sin subvención. Es posible que esto provoque una resignación en los profesionales, que buscan la facilidad y la triste eficacia del “humor español” en sus películas con el fin de obtener estas cantidades.
 
Esto nos lleva a la eterna duda, ¿a quién se debe esta situación? ¿Acaso la anticuada idea que tienen los españoles de su cine sigue vigente hoy en día, o es verdad que la calidad y el cine español son incompatibles? Sin embargo, cada vez los productores apuestan más por el cine español desde éxitos como Celda 211, una película que hace que el concepto de cine español esté cambiando. Sí, es posible hacer buen cine en nuestro país y el primer paso es creerlo. Sin embargo, el público se inclina por la segunda opción, plenamente consciente de la precariedad del cine, pero insatisfecho con el excesivo precio de las salas.
 

Así, llega “el efecto torrente”, que ha hecho remontar el cine español en este último mes, duplicando prácticamente la recaudación esperada llegando a alcanzar los 16 millones recaudados, y en aumento. La numerosa distribución de Torrente 4, respaldada por su desmesurado marketing, ha logrado eclipsar a los nuevos estrenos españoles quedando estos claramente al margen. Está claro, el público demanda lo que conoce. Ya lo decía el refrán, más vale malo conocido que bueno por conocer. No pocas son las críticas hacia este tipo de cine, sin embargo, tampoco extraña que los autores de esta hipocresía sean los primeros en las colas.

 

 
La ley Sinde es una más de las excusas iniciadas con el canon digital para pasarse la pelota en la búsqueda del culpable. No hay que olvidar que los números uno en descargas online son también los números uno en taquilla. Por lo tanto, nada de cine español. Así que no se puede achacar la crisis a los internautas, aunque es evidente que es necesario un cambio en la industria.
 
Se trata pues, de un cine que siempre ha estado a la sombra de los americanos y, por qué no, del resto de Europa. El cine es una importantísima parte del patrimonio cultural de un país, y los primeros que tienen que verlo son los que lo hacen. El cine español es tan bueno como cualquier otro, si le dejan serlo. No, señores, ni el cine español es Torrente ni la crisis es culpa de Internet.
Texto Marta Herranz
Si te gusta IAMHERE MAGAZINE búscanos en
Lee el #issuu1 de Iamhere
banner

Revista de entretenimiento sobre el talento español. Hablamos de tendencias, música, cine, lifestyle y arte.

NO COMMENTS

POST A COMMENT