Home / Cine  / La economía doméstica antes de los 30

La economía doméstica antes de los 30

economia_domestica

Joven y sin un duro. Ese es del día a día de muchos de nosotros, los jóvenes españoles que nos ganamos la vida a fuego lento, trabajando muchas veces de lo que podemos y pocas veces de lo que realmente queremos. Y claro… durante muchas horas. Aquí nadie nos regala nada.

Pese a ello, aún muchas veces nos cuesta llegar a fin de mes, pero la verdad es que no nos falta de na’, no nos privamos de nada, y si hay que darse un homenaje, nos lo damos. Porque para eso trabajamos… para pagarnos todos los caprichos que la vida nos plantea.

Así que, ojo a las siguientes afirmaciones porque te sonarán muy familiares. La vida doméstica antes de los 30 es cara, más de lo que te imaginas.

Vives por encima de tus posibilidades

Una de las realidades que acechan a los más jóvenes es que ganamos poco dinero pero, sin embargo, lo queremos todo y nada ni nadie nos va a impedir comprar ese capricho que tanto nos gusta y que estamos deseando tener. Lo vas a comprar cueste lo que cueste. Preferimos vivir al límite pero tener todo lo que deseamos.

No llegas a fin de mes

Gastar, gastar, gastar. Ese es nuestro lema, porque la vida es corta y hay que vivirla intensamente. Eso sí, no te preocupes porque aunque a medio mes ya no tengas ni un duro, encontrarás la forma para seguir saliendo (y gastando) hasta final de mes. Así mes a mes.

Hora de pedir un crédito

Ser joven ya no es un impedimento para hacer cosas de mayores. Una de ellas es pedir un crédito, ya sea –por ejemplo- para montar tu propio negocio o para comprar una casa. Entre los más jóvenes lo que se lleva son los créditos online, muy recurrentes para los casos en los que se necesita dinero de manera urgente. Lo cierto es que todos tenemos imprevistos.

Los gastos de independizarse

De joven nuestro sueño americano es volar solo, o lo que es lo mismo… independizarnos. Pero eso trae consecuencias para nuestro bolsillo que no te habías planteado, desde pagar el alquiler hasta las facturas del agua y la electricidad, o el contrato de Internet y el móvil. Visto lo visto… será mejor vivir con nuestros padres un par de años más.

Apostar es vivir

¿Plan para el sábado por la noche? Tienes dos opciones: salir de fiesta o invertir unos eurillos en el Bingo. Cada vez son más los jóvenes que se toman la primera con unos cartones en la mano. ¿Y si toca? Puede mejorar tu economía doméstica durante unas semanas.

Lo cierto es que vivir (y disfrutar de la vida) no es barato, por eso es importante saber en que gastamos nuestro dinero, ahorrar lo necesario para posibles imprevistos e invertir en aquellas propuestas que crees que pueden mejorar tu vida. Lo que está claro es que para vivir se necesita pasta, y precisamente el dinero es un gran impedimento para hacer y tomar determinadas decisiones.

banner

Revista de entretenimiento sobre el talento español. Hablamos de tendencias, música, cine, lifestyle y arte.

NO COMMENTS

POST A COMMENT