Home / Entrevistas  / Ana Medina: La música es arte

Ana Medina: La música es arte

ana_medina

Guapa, inteligente y amante de la música, puedes verla un día cualquiera caminando por la Gran Vía, con sus cascos escuchando música. Una chica corriente en una gran ciudad, pero Ana no pasa desapercibida, irradia todo por donde pasa.

Pero no es una chica con suerte, es trabajadora y audaz. Puedes pensar en Ana e imaginarla por las calles de Burgos con su walkman, soñando con la música, mientras escucha cualquier canción y tiene en sus ojos esa misma chispa e ilusión que tiene ahora, su pasión. Eso es tenacidad, es magia, porque ante todo Ana Medina es eso: magia con lucha, lucha por lograr sus sueños sin rendirse jamás. 

Empecemos desde cero, si alguien no conoce a Ana Medina ¿Cómo te defines?

Soy una persona entusiasta, que se mueve por emociones y que busca la felicidad diariamente.

Pero definirte así es muy fácil… ¿Cómo lo harías con tres canciones?

Así Desastre de El Mentón de Fogarty por razones obvias. Don’t give up de Jacobo Serra, porque creo que nunca me he rendido cuando he creído realmente en algo y Lucky man de The Verve porque cada día dedico unos segundos a pensar en lo afortunada que soy.

Hace un tiempo vivías en Burgos, eras una joven que vivía por la música y soñaba con vivir de ello ¿Qué queda de esa Ana? 

De esa Ana queda la ilusión. Y espero que eso siga siempre. Cuando tenía 15 años, apareció El Canto del Loco. Supongo que aparecieron en el momento preciso. Lo que ganaba trabajando, lo invertía en irme de gira “con” El Canto del Loco. Mis padres también me ayudaban e incluso al principio, a algunas ciudades me llevaban ellos. Yo era una niña de 16 años… Recuerdo que mi padre me dijo una vez: “Hacemos esto porque estamos seguros de que un día te dedicarás a ello”. Y eso no lo tiene todo el mundo en su vida. Tampoco me gastaba mucho, mis amigas y yo dormíamos en casa de otros amigos que conocíamos en diferentes ciudades, en estaciones de autobús y a veces en hoteles (colándonos y compartiendo habitaciones con 3 o 4). Algunas veces incluso, ECDL tenían que viajar de noche y nos daban las llaves de sus habitaciones, que ya estaban pagadas, para no dejarnos en la calle por la noche.

Considero que la industria cada vez es más comercial y menos artesana, ¿Tú qué piensas de ello?

No creo que las cosas sean más “lo que sea” que antes o menos. Simplemente es diferente. Todo ha cambiado: la forma en que se consume la música, la forma de gestión… Pero tengo la suerte de ver cómo se generan algunos proyectos desde cero y esa “artesanía” o cariño a la hora de hacer las cosas siguen estando presentes. Al fin y al cabo, la música es arte.

¿Alguna anécdota curiosa con algún fan/artista?

Llevo yendo a conciertos asiduamente desde que tengo 15 años, pero no sé decirte una. Bueno, una vez Dani Martín me subió a cantar “Contigo” delante de 8.000 personas junto a El Canto Del Loco. No sabría describir ese momento ahora mismo.

Y si la Ana Medina de Burgos diera un consejo a Ana la de Madrid, ¿Cuál sería?

Que siguiera haciendo las cosas como le salen de dentro. Eso es lo que la Ana Medina de Burgos hizo siempre y así llegó a ser la de Madrid. Y la de Madrid es muy feliz.

Ahora vamos a tu trabajo y tu blog… El blog, 2009: estás estudiando, creas y montas el blog y ahora es uno de los más populares, ¿Qué inquietudes lo movieron?

¡No creo que sea de los más populares! Pero, ¡muchas gracias! Yo simplemente quería contar las cosas que me pasaban y lo que sentía. Y casi todo era causado por la música.

ana_medina_entrevista

Leyendo tu blog vemos que no solo hay entrevistas, también historias, tienes un don escribiendo, lo debes saber y haces partícipe al lector, por ejemplo con “Una historia desde el Pacífico al Atlántico” consigues emocionar, dejar con ganas e inspirar, luego ves las entrevistas como la de Jay Malinowski o The New Raemon, vemos cómo te implicas, te empapas de la música y con ello haces la entrevista. Tu blog tiene tu toque y una gran implicación, ¿Cuánto dedicas a él?

A pesar de lo que dices, sé que estoy muy lejos de escribir bien, pero no me gusta hacer una crónica de un concierto o hacer una crítica de un disco (a no ser que sea para un medio que no sea mi blog, entonces sí, lo puedo hacer). En mi blog hablo sobre lo que he vivido gracias a ese concierto, lo que me ha hecho sentir ese disco. Es diferente por eso y eso es lo que hacer único Así Desastre: nadie va a sentirlo exactamente igual, pero se puede sentir identificado en muchas cosas.

¿Cómo es un día con Ana o un día para Ana?

Cada día es diferente: hay días en los que estoy en la oficina más horas de las que debería y hay otras que te pasas el día de promo con algún artista, otros viajando para algún concierto y trabajando desde la furgo, luego la prueba de sonido, etc. Cada semana tiene días muy, muy diferentes… ¡No te aburres!

¿Cómo lograste el puesto en Sonorama Ribera?

Fui un año al festival y me enamoré de él. Al año siguiente volví. Y al final me atreví a escribir al director y mandarle una propuesta. Ese festival me gustaba tanto que no me bastaba con disfrutarlo 4 días al año. Cuando recibí la llamada del director del festival diciendo que era justo lo que necesitaban, creo que lloré de alegría. Ahora llevo tres años formando parte de él. Si quieres algo, hay que intentarlo. A veces las cosas que menos esperas, se consiguen.

Eres CM de un gran festival como Sonorama Ribera, ¿Qué te aporta Sonorama Ribera y cómo lo venderías para que fuéramos?

He ido a un montón de festivales en los últimos años y nunca he sentido tanta emoción como la que he sentido en ese festival. La gente es feliz allí. Esa es la grandeza de Sonorama Ribera. Esa y su verdadera pasión por la música (sobre todo la de nuestro país).

Últimamente cada mes sale un festival, esto explotará pronto y quedarán pocos, ¿Tú cómo lo ves? ¿Qué festivales destacarías?

Al final, supongo que el público es quien decidirá cuáles permanecerán. Yo no he ido a todos los que tenemos en nuestro país, pero te voy a decir a los que tengo ganas de ir. Quiero ir a Vida Festival, porque este año me ha dado muchísima envidia. Y también me encantaría ir al Sinsal, que se hace en la Isla de San Simón. Esos son los que no me quiero perder el año que viene porque creo que aportan cosas diferentes y especiales. Ahora toca comprobarlo.

Ahora trabajas en Pink House, el culmen de tu trabajo, llevando a artistas muy buenos, ¿Cómo fue entrar ahí?

Fue un trabajo de pico y pala. Conocí a Supersubmarina y me enamoré de su música. Empecé a investigar sobre ellos y encontré a Pink House. Cuando tuve mi primera conversación con Ernesto Muñoz (co fundador de Pink House Management), sentí que yo quería a esa persona cerca en mi vida. Su forma de ver la música, de trabajar, sus valores y su sentido del humor. Todo aquello hizo que Pink House se convirtiera en un objetivo en mi vida profesional. Yo también quería sentir eso y trabajar por algo en lo que creía de verdad. Como él y su socio Alfonso.

Estuve dos años ayudando a Pink House en mi tiempo libre, hasta que llegó un día en que decidieron contratarme. Yo dejé otras oportunidades de lado, pero esto era lo que me hacía feliz. Un año después no me arrepiento de nada. Soy muy feliz con aquella decisión que tomé.

¿Qué tareas te gustan más? ¿el estrés es parte del trabajo o solo época de más promoción?¿Cómo es trabajar ahí?

El estrés es parte de este trabajo siempre para alguien se dedique a esto. Trabajamos con 7 artistas ahora mismo y siempre estamos a tope: en verano por los festivales, en otoño por las giras de salas, luego con presentaciones de discos… Hay trabajo en todas las épocas del año y lo que es peor (o mejor): todos los días del año. Lo que más me gusta es lo que viene después de “las tareas”, que es disfrutar en directo de los grupos con los que trabajas. En ese momento es cuando te das cuenta de que todo lo que haces diariamente merece la pena.

Dicen que el mundo de la música es muy competitivo y algunos artistas muy duros ¿Es esto verdad? ¿Qué dificultades destacarías en tu experiencia por ahora?

No sé exactamente a qué te refieres con “artistas muy duros”, pero es mi caso, trabajar con Supersubmarina, Fuel Fandango, Jack Knife, Maika Makovski, Zahara, Rayden y Amatria es un lujo. Son personas súper trabajadoras, respetuosas, talentosas y con mucha ilusión por lo que hacen. Antes les admiraba cuando les veía en un escenario, pero ahora también les admiro como personas.

Lo más difícil para mi es que tengo miedo a equivocarme muchas veces. Tratas de hacer todo lo mejor posible, pero hay muchas veces que nadie puede decirte si algo está bien o no y tienes que fiarte de tu intuición.

Si tuvieras que definir tu trabajo ahí en una canción ¿Cuál elegirías?

Big Time de Neil Young porque aunque hable de un tiempo pasado, para mi ese “Big time” del que habla la canción es presente y estoy viviendo mi sueño.

Y por último… ¿Te tomarás una cerveza conmigo para discutir Indie/Rock o crees que son posiciones que nunca se entenderán al 100%? jaja

Me tomaré una cerveza contigo, pero no hay nada que discutir. Para mi la música es música.

Rapidez mental

Grupo musical: Blur.

BSO de tu vida: Puf… Sería tremendamente ecléctica.

Autor/autora favorito: Estoy en busca de él… De momento me quedo con algunas cosas de Nick Hornby, Albert Espinosa, Manel Loureiro y de John Kennedy Toole.

Vinilos o stream o ambos: Cada uno tiene su momento, ambos.

Un sitio para salir en Madrid: Costello Club.

Una ciudad: Toronto.

Un recuerdo: Cuatro. Mis abuelos.

Un sonido: Música en directo.

Un instrumento: La batería.

banner

Batería. Apasionado de la música, el arte, viajar y fotografiar. Vivir por y para la música como definición.

NO COMMENTS

POST A COMMENT