Home / Musica  / Juancho Marqués, una carrera ligada a una evolución constante

Juancho Marqués, una carrera ligada a una evolución constante

juancho marques

Quizás todos hemos sentido esa necesidad de gritar lo que nuestro corazón o cerebro nos dicta a los cuatro vientos. No todo el mundo tiene el poder para convertir lo que de primeras surgió en esa bombilla encendida como una necesidad de fuga, un grito al cielo o el arte de escupir sentimientos, en una prosa, a veces acompañadas por instrumentales y a veces por una base. Pero sobre todo y ante todo, se puede contar con pocos dedos las personas que han sido capaces de transformar el peor de sus demonios en una melodía cálida, que consigue agrietarte la piel y erizar todos tus capilares al reproducirla.

Él es Juan Ignacio Marqués Guerra, más conocido por Juancho Marqués: ese artista que ha dado forma y reproducción a cada uno de sus dilemas. La vida, los colegas, el amor, los sentimientos de odio, las cagadas… esto son solo unos pocos temas de todo lo que abarca en sus obras. Un madrileño situado los primeros años de su carrera entre Ciudad Real y Aranjuez debido a su trabajo durante años con Sule B, miembro que junto a Juancho formaban ‘Suite Soprano’.

El grupo estuvo conformado por Juancho y Sule B, y sin olvidar nunca la colaboración también de y Dj Kaplan y Elhombreviento, que juntos han sabido combinar a la perfección un estilo cuidado y elegante, con unas letras que arrojan sinceridad y realidad. Hace seis años, allá por el 2012, publicaron su primera referencia como grupo, titulado Soprano Files. Se trata del primer single de su primer álbum, que lleva por título Nada más lejos, destacando la atención que recibieron los primeros adelantos, Soprano Files y Por los siglos. Con Nada más lejos, a principios de 2012, y Domenica en 2014, rompieron las reglas de lo establecido, dándose a conocer como conjunto.

Juancho, sevillano de raíces y madrileño de corazón, decidió apostar por una carrera en solitario que comenzó ya previamente en 2010, cuando dos años antes de comenzar su carrera junto a Saúl, lanzó ya su primer disco en solitario ‘’(Casi) Se puede tocar ‘’. Fue hace dos años, en 2016, cuando el artista cogió carrerilla y se lanzó de nuevo al individualismo, reventando las expectativas con The Blues, un disco compuesto por doce tracks y acompañado en todo momento por Elhombreviento.

Nueve meses después de lanzar su primer trabajo en solitario, vuelve de nuevo al panorama de la música, la poesía, la filosofía y las experiencias para lanzar Blue Sundays, compuesto de ocho tracks cargados de evolución constante por parte del artista. Dejando su esencia por la que se le reconoce impregnada en todas sus canciones, Juancho se introduce en tierras que nunca había pisado. Como cuando te independizas de la casa de tus padres y sales de tu zona de confort, esto es lo que nos muestra el artista en su nuevo proyecto, un avance como persona y como artista. Según declaró él mismo, la idea principal de “Blue Sundays” era “hacer música saliendo del registro”.

Este 2018 ha sido también un año importante para nuestro artista, ya que en junio lanzó su disco Cierre, compuesto por 10 canciones. Este último disco viene siendo el propio reflejo de la evolución constante en la que se ha encontrado Juancho Marqués estos últimos tres años, permitiéndole derribar todos los límites de los muros del estilo urbano con el que comenzó, y ampliando todo su rango musical. Una etapa en la que finalmente, se encuentra a un joven que ha encontrado su auténtico sello de identidad musical sin dejar nunca atrás el perfume de su esencia.

Del mismo modo, las musas de la música no son las únicas que se han expandido en la cabeza del madrileño. Ya en Suite Soprano, se podían apreciar detalles poéticos en las letras que rapeaban como: “si estoy en la ciudad, meriendo tarde a secas” de Ángel González, poeta español de la generación del 50, o citas que atizan con la misma fuerza de un huracán, como: ‘’paso por tu calle y se me encienden los faroles, porque te quise como Manuel a la Lole”, de su canción Química. Las direcciones poéticas de Juancho Marqués se vieron más claras que nunca cuando sacó el pasado 2017 su libro Espacios, combinando canción, fotografía y poesía de una manera que mantiene un mismo equilibrio en una misma balanza.

Pero es para el año 2019 en el que el poeta anunció un total cambio de dirección en su vida, cerrando así una puerta que ha sido muy importante para su carrera y su creación interna como persona y artista. Queda nada para soltar todo lo que estuvimos trabajando durante un año en la sombra. Un disco con muchos cambios (como siempre) y un nivel de profesionalización mucho más ambicioso que nunca, autoeditado y autofinanciado. Os enseñaremos parte del proceso creativo. Enero + news’’, soltaba el artista el pasado 25 de noviembre en su cuenta de Twitter.

Esta nueva puerta pretende dar cabida a una nueva etapa en su crecimiento artístico, dando inicio al próximo año con un nuevo disco creado bajo unas condiciones que ni él mismo jamás hubiese imaginado. Su intención, crear un hijo que rompa con todo lo establecido anteriormente, alejado de las propias reglas del rap y dejando abrir su creatividad.

Entonces, ¿vivir para escribir, o escribir para vivir? Y no hablamos de recursos económicos, sino intangibles. Como la experiencia, el autocriticarse y saber evolucionar, el cuestionarse constantemente el cómo y el cuándo. Así es como ha continuado su vuelo Juancho Marqués, cayéndose, mirándose las heridas antes de levantarse y evaluando la manera nueva y diferente de volver a crearse grietas que puedan identificar a sus oyentes, mientras recita desde lo más alto del panorama.

banner

Soy Sandra, estudiante de periodismo a tiempo completo y deportista en mis ratos libres. Cuando nací, yo no salí con un pan debajo del brazo, sino con unos auriculares encajados a mis orejas. ¿Qué sería de la vida sin música? Creo que nadie es capaz de responderme a esa pregunta, aunque me pregunto lo mismo respecto a la poesía... | @SandraLoppz

NO COMMENTS

POST A COMMENT