Home / Lifestyle  / Juegos de azar que han marcado la historia

Juegos de azar que han marcado la historia

juegos-de-azar

España es un país de jugadores. Los juegos de azar están presentes desde hace siglos en la sociedad española. En los últimos años, esta tradición de los juegos de azar se ha extendido aún más gracias a las nuevas tecnologías. De esta forma, grandes clásicos de los casinos como la ruleta, las máquinas tragaperras y el blackjack han conseguido adaptarse al siglo XXI, convirtiendo a las plataformas de juego online en una de las formas de entretenimiento más populares en la actualidad. Antes de llegar hasta aquí, estas modalidades de juego han tenido que recorrer un largo camino. Un camino plagado de obstáculo y dificultades que merece la pena descubrir, ya que estamos hablando de los juegos de azar que han marcado la historia.

La ruleta, el juego de casino más popular de la historia

La ruleta es una de las modalidades que forma parte del imaginario colectivo, aunque pocos jugadores saben el origen de este juego de azar por excelencia. Todo comenzó en Francia, por eso el nombre de este juego de azar viene del término francés roulette, que significa «ruedita» o «rueda pequeña». En el siglo XVII, el filósofo y matemático francés Blaise Pascal presentó una versión primitiva de esta ruleta, la cual desarrolló de forma casual en la búsqueda de una máquina de movimiento perpetuo. Si bien es cierto que muchos historiadores dan crédito a las antiguas culturas chinas y a los legionarios romanos, es justamente a Pascal a quien se le atribuye la invención del juego de azar que sigue siendo tan popular en la actualidad.

Al principio, la ruleta contaba únicamente con números comprendidos entre el 1 y el 36, por lo que los jugadores siempre conseguían premios en las partidas. Unas partidas que se celebraban entre los miembros de la clase alta francesa, que fueron los primeros en disfrutar de esta modalidad de juego. Posteriormente se añadieron dos casillas reservadas para la banca, lo que en la práctica creaba ventaja para la casa, como dejaron constancia diversos documentos sobre una partida más profesional celebrada en el Palais-Royal en 1796. A partir de los trabajos previos de Pascal, los hermanos François y Louis Blanc se inspiraron para formalizar este juego de azar, modificando la ruleta primitiva del filósofo y matemático francés, especialmente añadiendo un nuevo número, el cero.

La ruleta de los hermanos franceses François y Louis Blanc permitía ganar más fácilmente a los jugadores, ya que sólo contaba con una casilla favorable para la banca. Esto provocó una expansión sin precedentes del juego por toda Europa, empezando por el Principado de Mónaco. Carlos III, príncipe de Mónaco, convenció a los hermanos Blanc para la instalación de la ruleta en el Casino de Montecarlo, tras la legalización del juego en el país soberano. Tras el éxito obtenido por esta modalidad de juego en el Viejo Continente, la ruleta cruzó el cargo y desembarcó en Estados Unidos de la mano de los inmigrantes franceses. Los americanos adoptaron la ruleta, pero añadieron una nueva casilla, el doble cero, dando origen a la ruleta americana. Hoy en día, los jugadores pueden disfrutar de la ruleta europea y la ruleta americana desde la comodidad del hogar gracias a los casinos online.

Las máquinas tragaperras, el juego que marcó a una generación

Las máquinas tipo B, popularmente conocidas como máquinas tragaperras, siempre han estado presentes en los establecimientos de hostelería y los casinos españoles. Esta modalidad de juego es una de las que más presencia y aceptación tienen dentro de la cultura española, ya que han marcado a una generación de jugadores. Un juego cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX en Estados Unidos, cuando un ingeniero de origen alemán, Charles Fey, revolucionó el mercado de los juegos con la invención de la primera máquina tragaperras de la historia, la Liberty Bell. El funcionamiento de esta maquina tragaperras primitiva era realmente sencillo, ya que sólo contaba con tres rodillos y cinco símbolos: un corazón, un diamante, un as de picas, una herradura de caballo y una campana.

El invento de Charles Fey causó una auténtica revolución en Estados Unidos, especialmente porque contaba con un mecanismo de ganancias e inserción de monedas, por lo que ofrecía monedas de manera automática dependiendo del resultado de la tirada por parte del jugador. Los juegos de slots cambiaron el mundo del casino, convirtiéndose en una de las modalidades de juego más populares entre los jugadores. Un juego que fue evolucionando con el paso del tiempo, mejorando sus funcionalidades y añadiendo una mayor emoción a las partidas. Uno de los pasos más importantes fue la aparición de los símbolos de frutas por parte de la empresa Bell Fruit Gum Company. Poco a poco, los rodillos físicos tradicionales dieron paso a las pantallas, con el salto definitivo de las máquinas tragaperras al ámbito digital, donde están viviendo una segunda juventud.

El blackjack, uno de los juegos de azar más apasionantes

Quizás no sea tan popular como la ruleta o las máquinas tragaperras, pero el blackjack puede considerarse como uno de los juegos de azar que han marcado la historia. El blackjack es, junto al póker, el juego de cartas más popular del mundo. Un juego que la mayoría de historiadores sitúan su origen en España, debido a que toman como referencia la primera mención de la que se tiene constancia de la veintiuna, considerado como el precursor del blackjack. La obra Rinconete y Cortadillo de Miguel de Cervantes es la primera referencia escrita que se tiene de este juego, por lo que se puede asegurar que entre 1601 y 1601 ya se jugaba a la veintiuna en diferentes lugares de la geografía española. A pesar de ello, fue en Francia donde más popularidad alcanzó el blackjack o Vingt Et Un.

Los colonos franceses fueron los responsables de llevar el blackjack a Estados Unidos. Al principio, el juego de cartas no causó un gran impacto en los casinos estadounidenses, por lo que los propietarios de estos establecimientos de juego decidieron realizar algunas modificaciones para convertirlo en un juego más atractivo para los jugadores. Para ello, empezaron a pagar una bonificación de 10 a 1 en aquellas situaciones en la que los jugadores conseguían un as de picas y una jota en sus cartas iniciales. Como resultado, el juego acabó conociéndose como “blackjack”.

banner
POST TAGS:

Vivo por y para la gastronomía. En Instagram soy @amorenocastillo

NO COMMENTS

POST A COMMENT