Home / Cine y Tv  / La película de mi vida: financiar un sueño [Crowdfunding en el cine]

La película de mi vida: financiar un sueño [Crowdfunding en el cine]

A las redes sociales se les debe. Y mucho. Un grupo adecuado de internautas pueden movilizar un movimiento como el 15-M…

Hacer de ti el ser más odiado o el más adorado en cuestión de horas e, incluso, lograr que tu sueño cinematográfico se haga realidad. Estamos ante un nuevo modelo de financiación, el crowdfunding.
El crowdfunding, también conocido como financiación en masa, es un sistema de financiación que consiste en un grupo de personas que decide compartir la financiación de un determinado proyecto y apoyarlo. Este sistema tuvo su origen en 1997, cuando los fans americanos de la estrella del rock británica Marillion, decidieron financiar su gira por EEUU.
La llegada al cine de esta idea llegaría 7 años más tarde, cuando en 2004 los productores franceses Guillaume Colboc y Pommmeraud Benjamin lanzaron una campaña de donaciones por internet para financiar su película “Demain la Veille (Lugar para ayer). Bastaron tres semanas para lograr su objetivo: 60.000 euros.

Más tarde, surgirán conceptos como el crossmedia, para proyectos que se disgregan en diferentes formatos y plataformas (desde el videojuego hasta las aplicaciones para móviles) o el cine 2.0, cuando productor y consumidor son la misma persona. El crowdfunding supone, no solo una participación proporcional en los beneficios de la película y la aparición como productor en los títulos de crédito, sino también la posibilidad de una implicación directa en el proceso diario del proyecto cinematográfico, desde el guion hasta el montaje. Esto presenta una ventana abierta  increíble para las jóvenes promesas de lo audiovisual.

Y las redes siguen ganando terreno. Prueba de ello es el director Ridley Scott, quien se ha sumado a la esta causa de la producción colectiva con su último proyecto: “Purefold”, una serie de capítulos online sobre el ser humano. En nuestro país, el caso más sonado es sin duda “El Cosmonauta”, película cuyo presupuesto total es de 860.000 euros, que esperan cubrir mediante crowdfunding, inversiones, pre-ventas y patrocinios. Además, será distribuida a través de internet, DVD, televisión y cine al mismo tiempo. Pero el crowfunding no se queda allí, también llega a la animación: “O Apostolo” es un film gallego creado por stop motion que, como novedad, sorteó entre los productores la posibilidad de crear un personaje físicamente igual al ganador.

Pero, ¿es posible aplicarlo a grandes cinematografías? Según muchos expertos, en estos momentos el crowdfunding solo sirve para pequeños proyectos o experiencias puntuales más ambiciosas. No obstante, muchos de los proyectos mencionados aquí incluyen grandes nombres. Con seguridad, se podría ir avanzando hacia propuestas financieramente más sólidas que vayan más allá del mecenazgo y el apoyo voluntarista.

Desde el 2010 existen en España varias plataformas de crowdfunding, las dos más conocidas son Lánzanos y Verkami. Si tiene un proyecto y necesita un héroe, ya sabe. Puede ser la respuesta que el cine español estaba esperando.
Texto Marta Herranz
banner

Revista de entretenimiento sobre el talento español. Hablamos de tendencias, música, cine, lifestyle y arte.

POST A COMMENT