Home / Cine  / Las películas se ven… hasta el final

Las películas se ven… hasta el final

musarañas_peliculas

A ver si te suena esta escena: estás en el cine, la película que estás viendo está a punto de acabar. Los cubos de palomitas de la gente de tu alrededor están -por fin- vacíos desde hace ya rato. Piensas ya en los comentarios que hacer ante tus amigos con la cerveza de después para comentar la película. Aparece la palabra “Fin” y empieza a sonar una música que será la que acompañe los créditos que ya empiezan a asomar por la pantalla –o la mitad de ellos por lo menos-. Te gusta esa canción que suena, es relajante –o cañera, da igual. El caso es que te gusta-. Pero el que tenías delante se levanta, así como su acompañante. Te da igual, no hay nada que ver, sólo disfrutas con la música que sale por los altavoces de la sala. Pero el que está a tu lado se levanta también y se pone la chaqueta. No pasa nada, que se vaya, no te va a molestar. Tú sigues disfrutando de la canción.

Notas como el de la fila de atrás ya se ha levantado y el que está a tu lado también te mira, como esperando que hagas lo mismo. “No me da la gana, quiero estar aquí un rato más. Pasa por delante de mis piernas, no me molesta que te vayas”. Pero, en realidad, te empiezas a dar cuenta de que el que molestas eres tú. El cine, para colmo, se pone de su lado encendiendo las luces. “Oiga, que en la página web ponía que esta película duraba 120 minutos, tengo derecho a estar aquí sentado todos esos minutos”. Pero tus amigos te empiezan a llamar pesado, uno ya está en el baño, el otro respondiendo whatsapps y el otro te mira como diciendo “pero, ¿qué haces? Vamos”.

Musarañas – Juanfer Andrés y Esteban Roel

¿Os ha pasado alguna vez? Seguro que en alguna ocasión sí. Y es que los créditos son película, aún. Y a veces apetece escucharlos. Aunque sea para relajarse e intentar recuperarse de una peli de miedo, como puede ser el caso de Musarañas, de Juanfer Andrés y Esteban Roel. Para algunos será hasta necesario.

Abre los ojos – Alejandro Amenábar

Muchos se aferran a que la música de los créditos de las películas es parecida. Pero bueno, eso es porque son los que se levantan de la butaca enseguida y no se quedan para comprobarlo. Sin escucharlo, lo puede parecer, lo admito. Sobre todo las instrumentales. Otra peli, esta vez Abre los ojos de Alejandro Amenábar. Juguemos a compararla con la anterior. ¿Qué os parece?

El día de la bestia – Álex de la Iglesia

Cambio radical. Dedicado a los quejicas. Seguro que más de uno, el día que fueron a ver El día de la bestia de Álex de la Iglesia se quedó sentadito un rato más. De hecho, puede que hasta el propio cine dejase las luces apagadas más tiempo. Atentos al cambio.

La isla mínima – Alberto Rodríguez

Y ya que estamos hablando de créditos, me gustaría mostrar un par de ejemplos de los iniciales, esos que no se pierde nadie –solo los que llegan tarde a la proyección. Muchos dirán que no importa, que “para ver letras…” Pues a veces no son solo letras. Fijaos en los geniales créditos iniciales, tan visuales, de La isla mínima, de Alberto Rodríguez.

Tacones Lejanos – Pedro Almodóvar

O estos, más sencillos, pero que en el 91 tuvieron su curro. Tacones lejanos, de Pedro Almodóvar.

En fin, como rezaba aquel programa de Telecinco, no solo música. Y muchas veces merece la pena verlos y oírlos. Y un mensaje para los que vais al cine: si alguien quiere quedarse a escuchar los créditos, no le lancéis miradas asesinas. Lo mismo para los cines: esperad antes de meter las escobas a que salga el último “Friki” de la sala.

banner

Soy un periodista asturiano aficionado al cine y apasionado de la radio: después de aprender en Punto Radio y Onda Cero, tengo mi propio programa, un magazine cultural llamado Aún Sin Nombre. Además, trabajé un año en el departamento de comunicación de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI) | @ton_Muniz

NO COMMENTS

POST A COMMENT