Home / Sin categoría  / “Los Fenómenos”, Lola Dueñas es la única fenomena

“Los Fenómenos”, Lola Dueñas es la única fenomena

Los fenomenos

Los Fenómenos” trata el gran conflicto de la burbuja inmobiliaria en la piel de un personaje algo peculiar, una mujer con un hijo que pretende hacerse un hueco en un mundo de hombres. La historia no pretende buscar buenos o malos ni tampoco culpables o víctimas, no se posiciona en ese sentido, tan solo muestra la realidad de un drama vivido por un gran número de personas buenas que creyeron ser lo que no eran y cayeron en su propia trampa o ilusión.

Por eso se convierte en una historia muy previsible, obvia y con poco nuevo que ofrecer (como el drama social “Los Lunes al Sol”), además de ser un drama que se cuelga a niveles de guion en la construcción de los personajes también se cae cuando no se centra en qué película quiere ser. En muchas ocasiones se queda más en comedia de chistes fáciles que en un drama real bien contado, en ese sentido el papel de Touriñán es “excesivo” y puede ser incluso uno de los handicaps de la película. Cierto que es el humor de la cuadrilla para sobrellevar la situación, pero por momentos no hace ningún favor a la historia central y al espectador.

Además del papelón que hace Lola Dueñas y otros como Manquiña, Morris o Juan Carlos Vellido, la película guarda una secuencia muy significativa como metáfora de la situación de muchos, aquella en la que Lola Dueñas y Luis Tosar brindan con cava en las escaleras de su furgoneta después de haberlo perdido todo, esa secuencia contiene toda la esencia de la película, ahí interpretación, fotografía y guion forman un cóctel perfecto.

Un punto flaco al que ya apuntaba son los personajes, muchos están mal construidos, se nota en los detalles, incluso el personaje de Neneta (Lola Dueñas) tiene sus fallos, pero Lola Dueñas salva, y mucho, a su personaje y a la película. Lo único reseñable positivamente es su interpretación y lo bien que sintoniza con Luis Tosar (y eso que este aparece casi como un cameo en la película). Un ejemplo: el papel de Josué (Xulio Abonjo) es un Testigo de Jehová, pero resulta que nos enteramos al final de la película y ese dato no supone ni aporta ningún dato a mayores, no es relevante, lo único que sirve es para hacer, otra vez más, un chiste fácil. Para empezar si profesase esa religión, en la secuencia de la comida en su casa, antes de comer bendecería la mesa y no lo hace. Eso indica o un error de guion o muy poco trabajo previo. Lo mismo pasa a otros niveles, por eso la película se cae por momentos.

¿A dónde va está película? Supongo y espero que el director y productor se hayan hecho la misma pregunta y tengan la respuesta, porque si la analizamos no es una película taquillera ya que está bastante limitada por el idioma y su humor. No sé si termina de ser una película de festivales porque tampoco tiene algo muy potente que vender o dar en ese sentido (el drama social se queda muy llano y falto de carácter…). Sea cual sea el recorrido de la película lo cierto es que tendrá las mismas dificultades de idioma que facilidades para “colar” la historia de un drama vivido por muchos en este país.

banner

Redactora en la sección de cine en Iamhere Magazine | @sandra_pampin

NO COMMENTS

POST A COMMENT