Home / Cine y Tv  / Nuevo panorama 2.0: Webseries

Nuevo panorama 2.0: Webseries

Las webseries, o lo que es lo mismo, las series producidas en exclusiva para emitir en Internet, nacieron a mediados de los años 90, cuando la Red aún era un misterio con inmensas posibilidades comunicativas y creativas por descubrir.
Sin embargo, hoy día, estas series se han convertido en una propuesta muy sugerente de entretenimiento, bastante popular entre los jóvenes, gracias a la aparición de portales como Youtube, Vimeo, Dailymotion…
Son muchos los ejemplos que podemos encontrar Pendiente de titulo, I love ü, Diarios de la Webcam, El piso, CRÓNICAS DRAKONIANAS, Con Pelos en la Lengua, Malviviendo, Enseriados, Apartamento 43, J.A.S.P. (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados)…
 
Analizándolas, desde el lado positivo, las series Web permiten a todo el quiera convertirse en actor, director o guionista para producir su propio contenido, potenciando la creatividad personal y ofreciendo frescas alternativas a los a veces tan recurridos clichés temáticos que inundan la televisión.
Ahora bien, estos formatos se encuentran con bastantes obstáculos para pasar de idea al propiamente dicho  contenido audiovisual. Por un lado, carecen de financiación y muchas de ellas no cuentan con la tecnología que merecen para producirse.
Marcos de Con pelos en la lengua
Además, debido a las características intrínsecas del medio en las que se emiten y el propio contexto social que las rodea, en un muy breve lapso de tiempo tienen que conseguir enganchar al público. Esto es debido a que el espectador de Internet no es el mismo que cómodamente se sienta a ver la televisión, quien navega tiene otras tantas páginas abiertas y si la serie no le genera interés enseguida pone su atención en otra cosa. Así es que muchas webseries en su primer capítulo reciben miles y miles de visitas, mientras que en los siguientes descienden notablemente cayendo en el olvido.
No obstante, a pesar de todas estas dificultades planteadas, es evidente que esté formato alberga en sí mismo un potencial que no ha pasado desapercibido para las cadenas de televisión, que o bien han llegado a adquirir los derechos de algunas webseries para su emisión en el medio, o bien han apostado por crear las suyas propias. Este es el caso de la cadena americana FOX que en 2008 ya lanzó su primera serie en la Web titulada The Cell.
Asimismo, anunciantes de relevante nombre como El Corte Inglés, conscientes del tirón mediático que actualmente ostentan las webseries, han patrocinado Private, la primera serie  que se estrenó en Youtube en nuestro país.
De este modo, vemos como la publicidad, las cadenas de televisión, quién sabe si algún día el cine, intentan subirse al carro de este formato que desde hace cuatro años se encuentra viviendo su época dorada. Pero lo que cabe preguntarse en este momento,  es hasta qué punto tal intromisión resulta acertada. Pues desde el mismo instante en el que la mano invisible  que busca la rentabilidad o el retorno de la inversión, entra en juego, la esencia misma de estas producciones puede desaparecer puesto que los imperativos comerciales que imponen limita la creatividad.
 
Así que sólo hay que lanzar  una pregunta al aire ¿Qué es mejor la falta de presupuesto y tener libertad creativa? ó ¿el dinero en busca del éxito?
 
Texto Leyre Garay

Si te gusta IAMHERE MAGAZINE búscanos en
Lee el #issuu2 de Iamhere
banner

Revista de entretenimiento sobre el talento español. Hablamos de tendencias, música, cine, lifestyle y arte.

2 COMMENTS

POST A COMMENT