Home / Cine y Tv  / “Pensé que iba a haber fiesta”, la amistad se pone a prueba

“Pensé que iba a haber fiesta”, la amistad se pone a prueba

Pense que iba a haber fiesta

Cuando el cine te habla de tú a tú y te coloca frente a la vida como es, pausada, difícil y con esperas te encuentras una película como “Pensar que iba a haber fiesta”. Una película en donde la interpretación de Valeria Bertuccelli y Elena Anaya levanta un guión más bien plano.

Esta coproducción argentino-española es la sencillez hecha película. El tema: dos amigas, un ex y el amor, la resolución no tan dramática como podemos esperar de una película pero sí más cercana a lo natural, a la vida misma. Está llena de momentos vacíos y algo escueta, pero muestra tal cual la vida y su día a día, con su simpleza y largas esperas. Por momentos evoca al cine francés con esa estética veraniega tan cuidada y también con la sencillez del discurso. Esos momentos vacíos del film no son aburridos sino reales, en la vida también todo pasa lento y se toma su tiempo, y en poder disfrutar de esas pequeñas partes está la clave.

La historia y la trama puede resultar obvia, dos amigas que comparten todo y se cuidan mutuamente, todo va bien pero a veces la vida te pone en bandeja situaciones que pasan y pueden poner en peligro esa amistad. Un invitado “sorpresa”: el ex marido de Lucía, una vida que necesita cambios: la de Ana y una historia que a veces simplemente, surge.

Hay actrices que interpretan y que además son una cara bonita, pero hay otras como Elena Anaya que saben exprimir cada fotograma del film y cada momento para hacerlo suyo. Interpreta a Ana, una mujer en busca de tiempos mejores, ese impás que se tiene de joven, dudas en lo personal y en lo profesional intentando encontrarse a si misma. Y esta vez Ana acaba encontrando el amor en Riki, el ex de su amiga, un drama doméstico e íntimo de la vida sin desmesura y con aires melancólicos.

Puede criticarse la falta de pasión e intensidad, pero al fin y al cabo la vida nunca se vive 100% de intensidad, todo tiene sus pausas, sus reflexiones y se toma con calma. Y así es “Pensé que iba a haber fiesta” un “pensé que la vida sería más fácil o más intensa”, la película nunca es como nos la cuentan, como la vida, así que lo mejor es verla y que cada uno la disfrute a su manera.

banner

Redactora en la sección de cine en Iamhere Magazine | @sandra_pampin

NO COMMENTS

POST A COMMENT