Home / Hecho con amor  / Surrealista, inocente y bizarra… así es Rebeca Khamlichi

Surrealista, inocente y bizarra… así es Rebeca Khamlichi

Rebeca Khamlichi

Si hablamos de surrealismo y fantasía, estamos hablando de Rebeca Khamlichi. Si hablamos de inocencia disfrazada, seguimos hablando de Rebeca Khamlichi. Y si hablamos de bizarrismo, adivinen. Volvemos a hablar de Rebeca Khamlichi.

Pero, ¿quién es esta chica de apellido raro? Según dicen, Khamlichi es una forma de pintar. Un estilo que o lo amas o lo odias. Sin medias tintas. Aunque una cosa es segura: no deja indiferente. Vírgenes depresivas, corazones a pedazos, esqueletos asustadizos o monstruos montados en bicicleta son algunos de sus amigos de su universo interior.

Rebeca pinta en una terraza de Madrid en compañía de su perro Antonio y de su tatuaje en el brazo de su primer marido, y lo hace porque “los acrílicos se dispensan sin receta médica”.

10250928_10203505354534028_2139473836_n

La línea negra, los colores planos, los paisajes oníricos y el rosa chicle son cuatro constantes en su trabajo. Si no es rosa será violeta, pero siempre bajo ese estilo pop-anime con influencias del cartoon, los cómics, Mr. Michael Haneke y el Superflat.”Mis cuadros son una mezcla de manga y copla. Como si Doña Concha Piquer se arrancara por haikus”, afirma.

10255969_10203505354294022_664103401_n

A primera vista, sus obras parecen una imagen sacada del subconsciente o de los efectos de los alucinógenos, cuyas tonalidades altamente saturadas podrían hacer chirriar los ojos del espectador. En cambio, observando más de cerca, se adivina un elaborado estudio previo donde cromatismo y composición se unen de forma muy consciente y racional.

Busca sin parar los colores que tiene exactamente en su cabeza hasta conseguirlos. Y al mismo tiempo admite que sólo ella entiende lo que pinta, sólo ella entiende lo que pasa por su mente. Aún así nos invita a atravesar las telas de sus lienzos para sumergirnos en un mundo paralelo donde el gris se torna azul turquesa y lo monótono se transforma en sorpresa.

10168370_10203505354494027_941074083_n

Sin embargo, estos cuadros que parecen pecar de infantiles y que a primera vista podrían funcionar perfectamente como bomba de edulcorantes de felicidad, amor y optimismo, esconden en realidad personajes deprimentes y melancólicos, síntoma quizás de los sentimientos de una artista que se niega a crecer y que se retrata a sí misma a través de ellos.

Khamlichi es algo que no te esperas, algo que crees que ya conocías pero que nunca antes habías visto, algo que pretendía ser una cosa pero terminó siendo otra. Khamlichi es lo que debería ser y no es.

10248814_10203505354374024_2132310959_n

10153358_10203505354414025_819160680_n

961050_10203505354454026_733632262_n

Fotografía por www.indestructiblefactory.com

banner

MIREIA JADE. Ilustradora y diseñadora. Enamorada de las artes, el mundo gráfico y el interiorismo.

NO COMMENTS

POST A COMMENT