Home / Musica  / No al cuñadismo musical

No al cuñadismo musical

sonorama

“Cuando zarpa el amor, navega a ciegas, es quien lleva el timón”.

No hace falta más para que saques la sintonía y no salga de tu cabeza en lo que queda de día.

Y como en la tuya, en la de millones de cabezas de una generación que pone en modo privado su Spotify para cometer “pecados musicales”.

¿Que por qué escribo esto? Porque los puristas podrían guardar sus conversaciones de Starbucks cuando van al baño después de su Frappé de Moka descafeinado. Pero se dedican a despotricar y aleccionar en redes sociales a todo el que no piensa como ellos.

Son ya varios años desde que leo comentarios a raíz de alguna de las confirmaciones del Sonorama Ribera del tipo: “Ya no voy”, “vaya broma”, “devolvednos el dinero” incluso algún “WTF?”

Esa es la gente que desprecia al que era su grupo favorito en cuanto es capaz de llenar un bar de más de 20 personas de aforo porque se ha convertido en “mainstream”.

Es la gente que no son turistas porque ellos no van a sitios de turistas, ellos son “viajeros”.

Son los que se echan las manos a la cabeza con mi laísmo… IDOS por ahí, hombre ya.

Los que no toleran que a la paella de marisco se LA llame paella… ¿Les digo yo algo a los de León por eso que ellos llaman morcilla?

Los terroristas musicales son aquellos que, como los fanáticos religiosos, no respetan a quien no sigue su mismo credo y los que bailan reggaeton cuando están piripis pero no son capaces de reconocer que han tarareado “Despacito” una y otra vez.

Quiero deciros algo, cuñados musicales: la música es una religión sí, pero el Sonorama Ribera es un espacio politeísta. Allí peregrinamos los creyentes de verdad, los que bendecimos cada momento, los que nos dejamos el alma hasta con las charangas y agradecemos cada año el regalo de asistir al mayor espectáculo gastromusical español.

Tenéis dos opciones para el 10 de agosto: quedaros en el Starbucks con vuestro Frapuccino o venir un año más a la villa que alegra Castilla.

sonorama

Paz y (que zarpe el) amor.

banner

Empecé paseando mi pluma (estilográfica) en Del Campo Saatchi&Saatchi y cuando quise darme cuenta ya me habían abandonado en las oficinas de Grey Madrid sin despedirse siquiera. Y aquí sigo, tengo café gratis y aire acondicionado así que aprovecharé para escribir de cine… | @DonJaimon

NO COMMENTS

POST A COMMENT