Home / La vida que viene y yo me voy...  / Guía para sobrevivir a la Navidad sin tu familia

Guía para sobrevivir a la Navidad sin tu familia

supervivencia-navidad

Chicas, chicos ha llegado la Navidad. Una época llena de paz, amor, felicidad… y perfecta para vivir rodeados de toda nuestra familia. Eso los que puedan claro, porque con esto de la “Movilidad exterior” (saludos a Fátima Bañez) resulta que muchos de los jóvenes de nuestro país les tocará celebrar estas entrañables fiestas a kilómetros y kilómetros de sus seres queridos. Vamos, que la distancia que separaba a Felix Baumgartner (el hombre Red Bull que saltó de la estratosfera) del suelo no es nada en comparación a lo de ellos. Pero no hay de qué preocuparse, si eres uno de los que estas Navidades te toca pasarlas lejos de los tuyos no te puedes perder la estupenda guía que te traemos hoy en Iamhere Magazine para que sobrevivas, con dignidad, a la Navidad sin tu familia. ¿Estás preparado/a?

Cuidado con las compras navideñas

Nuestro querido Papa Noel lo sabe, los Reyes Magos lo saben y los centros comerciales, que no son tontos, también. En Navidad ocurre algo digno de ser analizado en profundidad, y es que todos los habitantes del planeta parecen sufrir una especie de letargo que les hace querer comprar absolutamente todo lo que se les pone en las manos con la simple excusa de que es Navidad. Así que cuidado con los regalos y compras estas fechas si no quieres tener un gran disgusto y empezar el año con una cuesta de enero digna de competir con el mismísimo Everest. Recuerda lo que tu madre diría en estos casos: ‘Esa mierda no te hace ninguna falta’

Recuerda que ya no eres un niño

Se puede entender que te encante la Navidad y que pienses que es una época super bonita para vivir intensamente, hasta ahí vale. Lo que ya no se puede aceptar es que tú, que en el mejor de los casos rozas ya la treintena, hagas de estas fechas el Halloween versión extendida. Porque decorar tu nueva casa con unos cuantos adornos navideños está bien pero llenarla completamente de luces, guirnaldas y muñecos para terminar pareciendo un especie de puticlub barato de carretera no. Ah! Y nada de sentarse en la rodilla de Santa Claus, recuerda que no quieres que te terminen deteniendo por desorden público, otra vez.

Respeta las tradiciones y celebraciones

En estas fiestas tan entrañables tenemos de todo, gente que adora la Navidad por encima de todas las cosas y personas que la celebran por puro compromiso, y no. Porque una cosa es pasarse de azúcar durante estas fechas y otra muy distinta hacer de esta celebración un auténtico funeral. Ahora que ya eres mayor y no tienes a tu familia cerca para recordarte que es diciembre ten presente esta serie de recomendaciones. El 8 de diciembre se monta el árbol de toda la vida, el río del portal es de papel de plata y, por encima de todo, nada de poner  Action Man, Barbies o Tortugas Ninja en el Belén. Ains, si aún echaras de menos ver a toda tu familia unida y feliz montando la decoración como quienes van a misa.

No comas como si no hubiera mañana

24 de diciembre, 25 de diciembre, 31 de diciembre, 1 de enero,… son días clave en donde los dietistas y nutricionistas de todo el mundo se frotan las manos. Porque si algo es cierto este mes es que Navidades y comilonas son sinónimos. Por eso, tanto si vuelves a casa por estas fechas como si decides vivir tus primeras fiestas sólo, ten presente que atiborrarse de comida no es muy buena idea. Si no lo haces por nosotros hazlo por esas miles y miles de flexiones, abdominales y burpees que te tocará hacer al volver al gym. Sí, sabemos que es muy duro renunciar a los deliciosos manjares pero recuerda que más duro será verte sin camiseta en verano.

Cuidado con las copas de más

Y de la comida pasamos a otro enemigo letal para nuestro cuerpo de adonis, el alcohol. Porque durante esos días de intensas celebraciones se bebe mucho y es muy fácil que entre risas y amigos la cosa se desmelene y terminemos con la corbata atada en la frente en plan cuñado. No olvides que las copas se controlan hasta que no se controlan y que más pronto que tarde puedes acabar liderando una conga o ser el tío o la tía que le mete ficha a todo lo que se mueve en la disco. Así que, cuenta los gin tonics y los chupitos de Jäger que te haces durante la noche que tu mamá no estará al día siguiente para sujetarte la cabeza.

No te marques propósitos imposibles

Esta época, como manda la tradición, es perfecta para empezar a plantearnos nuevas metas o propósitos que cumplir en el año próximo. Apuntarse al gimnasio, dejar de fumar, ser mejor persona,… vamos, las típicas promesas que dejarás por imposibles el día 2 de enero. Para que esto no ocurra y no tengas que empezar el año en plan drama queen no olvides pedirle a los Reyes Magos o a Papa Noel un poco de humildad. Porque todos sabemos que lo que llevas proponiéndote durante los últimos 5 años no lo vas a conseguir ahora. Y en esto también entra lo de pedir un novio/a para año nuevo. Lo dicho, ¡imposible!

Estos son algunos de los consejos que sin duda te ayudarán a disfrutar de unas Navidades plenas aunque estés lejos de tu familia. Si tienes alguna idea más que pueda ayudar a ampliar esta guía no dudes en dejarla en los comentarios. Y no estés triste hombre o mujer, que al menos este año te libras de tener que ponerte este jersey horroroso que te ha hecho tu abuela. ¿Ves? Todo no iba a ser malo. Feliz Navidad de parte de todos los que hacemos Iamhere Magazine. ¡Que la disfrutes, con moderación!

banner

Community Manager y blogger de profesión, amante de las buenas series, la fotografía y la música indie por devoción. También soy un poco friki de las nuevas tecnologías e intento de runner. En definitiva, un valenciano que no para. | @iwonderwall

NO COMMENTS

POST A COMMENT