Home / Entrevistas  / Paloma Álvarez “La música requiere un gran esfuerzo y constancia”

Paloma Álvarez “La música requiere un gran esfuerzo y constancia”

paloma-alvarez

Paloma Álvarez es una violinista nacida en Zafra (Badajoz) que a su corta edad (26 años) tiene una amplia trayectoria en una disciplina que le ha llevado a viajar por toda Europa. Actualmente reside en Países Bajos y forma parte de la orquesta de cuerda “Libero Strijkorkest” con quienes difunden la música de un modo más personal en una obra que se interpreta de memoria y sin director.

Para un músico es muy importante el estímulo. ¿De dónde viene el tuyo por la música?

Creo que mi estímulo viene desde que era bastante pequeña, mis padres me llevaban a clases de iniciación a la música en las que cantábamos, explorábamos con instrumentos de percusión, hacíamos juegos musicales, etc. Aunque he de decir que mi familia siempre me ha dicho que nunca paraba de cantar o tararear, supongo que siempre ha habido algo dentro de mí que me ha llevado a disfrutar y sentir la música de una manera innata.

or lo que pienso que todas las clases a las que he asistido han sido un estímulo externo que ha incentivado mi desarrollo musical, técnico o emocional.

Comienzas a desarrollarte en tu tierra, Extremadura, primero en la Escuela Municipal de Música de Zafra (Badajoz) con Diana Vara y después en el Conservatorio de Música de Almendralejo con Miguel Ángel Navarro y María José Balsera. ¿Cómo fue iniciarte con estos maestros? ¿Qué recuerdas de esta etapa?

Como todo en esta vida, siempre hay altibajos, sobre todo en el mundo de la música, la cual requiere un gran esfuerzo y constancia, por lo que viví algunos momentos difíciles durante este periodo. Tuve varios profesores durante este periodo por lo que siempre es difícil el comienzo con cada uno de ellos, ya que cada profesor tiene una forma distinta de impartir clase, pero una vez que entiendes su forma de trabajar y lo pones en práctica, el resultado obtenido es muy gratificante.

Todos mis profesores durante esa etapa me ofrecieron muchos conocimientos, tanto a nivel interpretativo o técnico, como a nivel emocional, y sobre todo, siempre me han animado para luchar y seguir adelante con esta difícil carrera.

Con el paso de los años recibes clases particulares por parte de Olga Vilkomirskaia y estudias el Grado Superior de Música en Musikene (País Vasco) con el violinista Catalin Bucataru. ¿Qué sentiste en aquel momento para decidir que tu vida iba a ser el violín?

Si soy sincera, cuando comencé a estudiar música en Zafra y Almendralejo, no quería dedicarme a la música como carrera, tenía otras ideas pensadas, para mí estudiar violín era un hobby, aunque me lo tomaba muy en serio y estudiaba bastante.

El momento en que decidí que me iba a dedicar al violín fue con 14 o 15 años más o menos, cuando asistí a un curso de verano de música en Badajoz; en ese curso me relacioné con muchos jóvenes de distintas ciudades que estudiaban música, teníamos clases grupales, individuales, orquesta, etc. Todos compartíamos la misma pasión, y el hecho de estar viviendo durante varios días únicamente con gente que se dedicaba a lo mismo que yo, me hizo comprender que lo que hacíamos entre todos era algo muy especial y que eso me hacía sentir muy bien en mi interior, por lo que a raíz de ahí decidí que quería compartir aquello que yo sentía con la música con el resto de personas, ya fuera con músicos como con gente que solamente quiere disfrutar de este arte.

Realizas un máster de Interpretación en violín en ArtEZ (Países bajos) con la violinista Sarah Kapustin y colaboras en orquestas como la Sinfónica Segle XXI (Valencia), Bruckner Akademie Orchester (Munich), entre otras, y con grandes directores. ¿Qué te aportó profesionalmente esta experiencia y qué fue lo que aportaste tú a las orquestas?

El salir fuera de la ciudad en la que vives, ya te aporta un nivel de madurez distinto, más si es fuera del país en el que resides, pero si te vas fuera a estudiar o a trabajar de lo tuyo, también te aporta un nivel de enriquecimiento artístico, personal, profesional y crítico, por ello agradezco el haber podido estudiar fuera de España y conocer más sobre el mundo artístico que nos rodea tanto fuera como dentro de España.

En cuanto a las orquestas, la figura del/la violinista trabaja en grupo por diferentes secciones (violín 1º y violín 2º), por lo que pienso que siempre debe haber una sensación de unión con la sección, colaboración, ayuda al compañero de atril, atención en cuanto al jefe de sección y al director, y por supuesto, estudiar las obras e interpretarlas. Las veces que he tocado con orquestas, he intentado mantener estas ideas firmes en mi cabeza, no sé si será lo que aporto o no, pero al menos es lo que intento.

Paloma Álvarez

Has trabajado con grandes directores pero, ¿con cuál te gustaría seguir aprendiendo?

Los directores con los que he trabajado son muy distintos, tienen sus propias ideas sobre la obra que se va a interpretar y unas razones fundamentadas para ello, lo cual le da un sentido a la obra para que los músicos puedan llevar a cabo el trabajo que el director desea. Siento que todavía me queda bastante camino por recorrer, en cuanto a trabajo de orquesta, para tener una idea clara sobre con qué director me gustaría seguir aprendiendo. A día de hoy, todos los directores que nos han dirigido han aportado enseñanzas muy enriquecedoras, y es con lo que me quedo ahora mismo.

Tienes tu propio proyecto de música de cámara con la pianista Laura Domínguez que se llama Resonare Dúo. ¿Cuál es la misión de esta formación?

Pues comenzamos con este proyecto hará un par de años, cuando nos animamos a presentarnos para tocar en el ciclo de conciertos de Juventudes Musicales de Zafra. Laura y yo llevamos varios años tocando juntas, pero nunca lo habíamos hecho seriamente hasta ese momento que nos lo propusimos.

Nuestro propósito es conseguir un acercamiento a la música de cámara escrita para piano y violín, y enriquecernos musicalmente la una de la otra. Ahora mismo estamos un poco paradas, por el tema de la pandemia y que yo estoy viviendo fuera de España, pero sí que nos gustaría continuar aprendiendo la una de la otra, recibir clases de música de cámara y por supuesto seguir disfrutando juntas de la música.

Actualmente vives en Zwolle (Países bajos) donde formas parte de la orquesta de cuerda “Libero Strijkorkest” en el que interpretáis las obras de memoria y sin director. ¿Cómo estás viviendo esta experiencia?

“Libero Strijkorkest” se formó en Zwolle con alumnos, principalmente españoles, del Conservatorio donde yo he terminado recientemente el Máster. Cuando me ofrecieron tocar con ellos en 2019 me ilusionó muchísimo porque la idea de tocar sin partitura y sin director me resultó muy atractiva.

Para mí, el poder tocar en un grupo reducido de cuerda en el que hay muy buen ambiente entre todos y los compañeros son unos músicos maravillosos, ya es un logro; a nivel profesional y artístico, por lo que aprendemos los unos de los otros, y a nivel emocional y personal, ya que creamos un vínculo tan especial que a la hora de interpretar las obras, nosotros lo sentimos y el público lo puede observar. Creo que lo que conseguimos con “Libero Strijkorkest” se puede resumir en frescura, honestidad y profesionalidad, debido a nuestra unión como ensemble y la forma de mostrar la música al público.

¿Qué le espera a Paloma Álvarez en el futuro?

Es una pregunta a la que no podría responder ahora mismo, ojalá pudiera. Sé que lo que tengo que tener en mente ahora mismo es esfuerzo, trabajo, constancia y pasión por lo que hago.

Me encantaría poder disfrutar del hecho de tocar en orquestas, ensembles, o grupos de cámara, para mí el compartir música con otros instrumentistas o con un público es muy importante, es de lo que más me hace feliz, pero no descarto la docencia en ningún momento; siento que es una etapa muy importante en esta carrera, y me gustaría poder ayudar de la mejor manera posible a niños, jóvenes o adultos que quieran aprender este arte tan maravilloso que se nos ofrece diariamente.

banner

Cristina Troule es una aficionada a la escritura vinculada durante muchos años a la música. Sus publicaciones denotan debilidad por los artistas emergentes y un análisis práctico que aplaude el trabajo realizado detrás de cada canción. En sus artículos encontraremos sus propuestas con una opinión personal que te conducirá a un viaje musical inesperado.

NO COMMENTS

POST A COMMENT